Sobre los tiempos de producción y el paso a paso

Este texto fue parte del segundo Newsletter que mandé ayer a todos los de la lista de correo. Lo comparto por acá también.


Hacer una bombacha y una vez que está está lista empezar a hacer otra es mucho más lento que hacerlas de a tandas. Les cuento cuáles son los pasos que sigo en la producción. Como yo las hago con las máquinas que tengo, obvio. Hay muchas maneras.


Primero necesito tener listos los moldes que quiera usar. Para esta semana por ejemplo reformulé las vedetinas de los talles 0, 1 y 5, y reusé un molde anterior del talle 3. Después corto las piezas que necesito en distintas telas. Esta vez hice entre tres y cuatro bombachas en cuatro telas distintas.


Es clave tener en cuenta el color del hilo que voy a necesitar, porque re enhebrar las máquinas para cambiar de color lleva un rato: me parece que no vale la pena hacerlo dentro de la misma tanda.


Para armarlas se unen primero la parte delantera, la espalda y el refuerzo y se cosen con overlock. También hago el bordecito del refuerzo con la misma máquina para que queden prolijos. Y repito en todas las bombachas.


Suponiendo que hablamos de las que tienen puntillas en la cintura y en las piernas, paso a la collareta a pegar las puntillas en las piernas primero. Acá se puede cambiar los materiales que uso en cada una, mientras mantenga el color del hilo. Una vez que están todas las piernas listas, recorto todos los excedentes de tela e hilos que hayan quedado (en esta parte sin los ruidos de las máquinas de coser me encanta escuchar podcasts o videos, lo re disfruto).


Después vuelvo a la over, cierro uno de los costados, y cuando están todas unidas vuelvo a la collareta a pegar las puntillas de la cintura. A esto sigue volver a cortar los excedentes de telas e hilachas.


Uno de los últimos pasos es unir en la over el lateral que falta, cuidando que coincidan los bordes (que es todo un arte en sí mismo porque muchas veces se corren y desfasan mientras hacés esta costura). Manu me tiró un dato en un curso que hice con ella que me cambió todo: si clavás las agujas de la over en la primera parte que estás uniendo con las cosas como tienen que estar antes de arrancar (para eso hay que cortar manualmente lo que sobre de puntilla o elástico), tienden a quedar mucho mejor. Y es cierto.


El proceso sigue con los 3 remates en la máquina familiar donde quedaron bordes sueltos por donde pasó la overlock, y después sólo queda revisar de cerca todas las costuras como control final. Si en alguna quedaron puntos sueltos o se cortó el hilo en alguna parte, refuerzo las costuras con la máquina familiar de nuevo. Que quede todo asegurado.


Listo. Sólo queda medirlas, etiquetarlas y sacarles fotos para subir.
Por lo general lo hago a lo largo de tres días. Corto y arranco a coser. Termino de coser y revisar. Y al tercer día saco las fotos para después subirlas.


En definitiva, cuantas más bombachas hacés en la misma tanda se aprovecha mucho mejor el tiempo, pero a la vez los tiempos de cada paso se alargan y se pueden volver algo tediosos. Por acá estoy probando con distintas cantidades y buscando el balance.


Bases

Disclaimer: este es un post bastante largo donde cuento sobre cómo armé la moldería de las nuevas bases para las bombachas. A quien le interese y de curiosidad cómo lo hice, acá está y espero que les guste!



En estos días estuve revisando tablas de talles de otras marcas de lencería locales para ver qué se estaba usando allá afuera y definir la mía propia.

Y lo que hay allá afuera está fragmentadísimo, esto ya lo dije varias veces: la cantidad y amplitud de talles, las medidas que se le asignan a cada talle, y la variación en cm de talle a talle.

Cuándo se lo comenté a Martín se acordó y me devolvió esta analogía que es perfecta:

Del sitio xkcd.com


Entonces definí la mía propia. Como las bombis son tan elásticas que se adaptan bien a distintos tamaños, mi tabla va a tener talles que vayan de 10 en 10 cm.

Re-etiqueté varios de mis productos que pasaban de un talle al otro y subí la tabla y cómo medirse para ver qué talle es uno. Más o menos es como venía siendo pero mi talle de cadera que es 104 pasó a entrar en el talle 3/L de 100 a 110 en lugar del 4/XL que venía siendo. Y Agregué un talle XS de 70 a 80 cm y un XXL de 120 a 130.

Y entonces caí en la cuenta de que si cambié la tabla de talles, no debería seguir usando los moldes y las bases que usaba que había armado a partir de mis cursos y van de a 4 en 4 cm entre talles!


Las bases son como moldes genéricos del cuerpo de cada talle que definiste, y sobre el que después podés diseñar los modelos como quieras y mantienen las medidas de la tabla. Esa es otra historia, tampoco podía tomar alguna de todas las tablas de medidas distintas que tenía, o las que encontré en internet: todas son distintas y en algunos casos varían muchísimo.

Dibujé mi propia tabla, puse mis nuevos talles arriba y fuí llenando las medidas de cadera, cintura y alturas de tiro con números que tuvieran sentido a partir de las otras tablas. Promediando, homogeneizando, chequeando. Esto fue el laburazo más grande. Porque además están las reducciones por la elasticidad de las telas, suponiendo que *todas* estiran 20% horizontalmente y 10% verticalmente. Y es obvio que no.

Aunque están bien para el producto final en la tienda, tampoco podía completar las medidas de una cadera con medidas imprecisas como «100 a 110 cm», así que usé 75, 85, 95, 105, 115 y 125 cm. En retrospectiva tal vez esto fue un error y debería haber usado 70, 80, 90… Veremos.

Así quedaron las bases nuevas.
El lado B de la foto. Muchos de los papeles que sobran se convierten después en pelotas que a mis gatos les encantan. Si tenés gatos probá con las pelotas de papel bien abollado!


El siguiente paso lógico es confeccionar cada base en los distintos tiros y probarlos en personas reales para verificar que funcionen bien. Alguna vez ya lo hice con todas las variantes de mi talle y fue fantástico para entender la relación entre el molde plano y la prenda en tela. Si hacés algo parecido te lo SUPER recomiendo. Así como están dibujadas son super incómodas porque el cavado es tan bajo que la tela se sube a las piernas y se abulta, pero eso se modifica después en el diseño subiendo el costado. Si lo piensan tiene sentido: el pico más externo representa los huesos de la cadera y desde ahí baja la curva delantera.

Pero bueno, ya me había cansado con todo esto como para calcar, cortar y confeccionar 24 bombachas bases (!) así que pasé directamente a adaptar un modelo de los anteriores de vedetina a esta nueva base, y al final no me pude contener y terminé haciendo una variación subiendo un poco el tiro y el costado.

Y armé una muestra en mi talle y después 3 bombachas nuevas en talle 3/L que voy a subir el lunes en el restock de la tienda. Tienen el tiro un poco más alto, casi medio, y quedaron super bien.

Lo maravilloso del tiro bajo o super bajo que me gusta usar en los modelos es que queda justo abajo del pliegue de la panza para quienes tenemos ahí el primer rollo, entonces queda super cómoda y no se clava ni se enrolla.

El tiro medio queda ya unos cm sobre el rollo y a algunos cm abajo del ombligo. Va en gusto de cada una, a mi personalmente no me gusta tanto como (me) queda.

Y el tiro alto me parece amoroso, te abraza entera hasta un cachito arriba del ombligo. Ya vendrán de esas.

0/XS (70 a 80 de cadera) y 5/XXL (120 a 130 de cadera)


Ya veremos cómo sigue cuándo haga más pruebas y variaciones. Es el momento de vulnerabilidad: puede haber algo mal y que tenga que replantear todo (por favor no), pero la única manera de probarlo es con muestras.


Y algo no menor es que la elasticidad de cada tela también varía! Sobre todo si quiero mezclar y hacer una de cada una, no me da para hacer un molde específico para cada tela.

Deseenme suerte!

Si sabés más de moldería y tenés algún dato que pueda ayudarme con esto, o vos lo hacés distinto y querés compartir, me encantaría que me escribas! Me encontrás por Instagram en @bombachier o por mail en bombachier@gmail.com.


Un beso!
Andrea