Bitlife y lecciones de vida

Estos días estuve jugando a un jueguito en el celu que se llama Bitlife. Es entretenido, simple y siniestro, en el sentido de que te muestra lo corta que es la vida.

Es más o menos así. Nacés y tenés muy poquitas acciones para hacer ese año con tus padres y hermanos. El juego avanza de año en año, como si fueran turnos. Al principio conversás, pasás tiempo con ellos, vas cultivando las relaciones. Más adelante podés pedir una mascota o varias, pedir plata, dar regalos y elogios que no siempre son apreciados. Vas creciendo. Podés esforzarte en la escuela o dejarla. Hacer trabajos extra. En algún momento se presentan oportunidades para tener una pareja (y hablar de anticonceptivos on y off, hacer el amor, engañarla, proponerle un trío, dejarla, ir a tinder (y después casarse, adoptar, tener hijos).

Me gusta que la decisión de usar anticonceptivos, hacerse una vasectomía o ligadura, y adoptar niños y mascotas es decisión propia. Y la pareja tiene también sus opiniones y acciones no controlables.

Y el juego sigue con muchas más opciones. Es entretenido y se vuelve algo tedioso por repetición. Pero esto:

Todo avanza muy rápido y todo muere.

Mi primer experimento fue hacer una vida “como se debe”, de esforzarme, ir al doctor todos los años, rechazar las drogas y las compulsiones y no ser infiel. (Pero hay opciones criminales, para ser fiestero, emigrar, cirugías plásticas, retomar relaciones paralelas con los ex, demandar a otros y muchas más)

Adopté 3 o 4 mascotas adultas, y en un par de turnos ya no quieren salir y de repente mueren. De repente tengo veinte años, o ya 42. Mis padres eran jóvenes y de repente tienen el pelo blanco y se retiran, y de repente yo tengo el pelo blanco. Mi hermana también envejece. Mi madre muere a los 71. Lloro su perdida. Mi padre a los 88. Mis propios hijos eran chiquitos como yo era hace no tanto, y ahora el más grande que adopté tiene 28. Puedo tener otra mascota. Un par de años y muere. Me detectan cancer de piel y un par de turnos después me curo con terapias alternativas. A veces los veterinarios o médicos convencionales dan tratamientos que no funcionan y las mascotas siguen teniendo lo que tenían y mueren igual. Los autos mismos se ponen viejos rápido y bajan mucho de valor.

Hice ejercicio y fui al gimnasio todos los años, así que estoy en super estado físico y soy atractivo.

Es muy fuerte tener 36 y ver a mis papás envejecer, tener el pelo blanco y retirarse. Ver a las mascotas morir a los 12, 13 y 14. Estudiar y terminar. Que ya no valga la pena volver a estudiar tanto. No haber ido al gimnasio todos los años de mi vida y estar medio medio en estado físico.

Pará, eso es el juego o la propia vida?

Esto: lo más importante del juego es pasar tiempo y cultivar las relaciones. Sobre todo cuando tus mascotas envejecen y ya no disfrutan pasear y tus papás tienen el pelo blanco. Conversar, ir al cine, pasar tiempo (que es ir a eventos o charlar o cualquier cosa). Estar con. MIENTRAS ESTÉN, LPM. Estás todos los últimos años pensando que cada uno puede ser el último. El tuyo mismo incluso.

Todavía no llegué al final. Tengo 50 y pico. Mi esposa se enoja cuando doy mucha plata y hemos llegado casi a divorciarnos. Y de joven ya me salieron juanetes que no se quitan.

Consume mucho tiempo pero la verdad, muy bien hecho. Y te deja pensando y bastante horrorizada sobre lo efimero que es todo.